jueves, 25 de junio de 2009

El mundial de los ricos


En Sudáfrica se esta realizando una nueva edición de la Copa de las Confederaciones, vendría a ser un pre-mundial, se van presentando los estadios y se va recaudando también, lógicamente, las entradas para los partidos de semifinales no bajarán de los 100 dólares. ¿Cómo? ¿Cuánto? 1oo dólares, por eso el partido semifinal que se jugó esta tarde se titulo por el pueblo africano como “el partido de los ricos”.
Cuando citamos Sudáfrica enseguida se recuerda la imagen de Nelson Rolihlahla Mandela, primer presidente democrático del país, luego de ser liberado tras 27 años luego de la caída del apartheid (separación en africano), ¿a que viene el dato? A una historia que se repite que es la de utilizar los eventos deportivos como una pantalla que sirva para cubrir la realidad. La historia lo demuestra el Mundial de 1934 con Benito Mussolini a la cabeza de un país donde reinaba el terror, los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, con la presencia de Hitler y con la clara idea de imponer la raza aria como dominante (Jesse Owens le mostró algo distinto), más acá en el tiempo el fatídico Mundial de nuestro país con las basuras de turno como Videla y Massera en 1978. Algunos ejemplos de cómo el deporte sirve para tapar miserias o peor aún, querer demostrar que no existen ellas.
El continente africano, se sabe, es de los continentes con más altos índices de mortandad infantil, y particularmente Sudáfrica vive una situación particular desde la reivindicación de los derechos de la gente de color, los blancos viven una constante persecución, desde 1994 más de un millón de blancos han tenido que abandonar el país, entre ellos muchos profesionales, y también nos encontramos con una tremenda ola criminal que consta de 50.000 asesinatos por año. En estas condiciones se jugará un mundial, por el simple propósito de la maquinaria del fútbol (o FIFA, como quieran llamarlo) de mostrarse unificador con el planeta por más que en Johannesburgo los blancos vivan en barrios cerrados, con altos muros electrificados. Raro concepto unificador el de Joshep Blatter, (Foto y cabeza de FIFA) el nuevo tirano de turno. El circo abre en menos de un año, pero ya empezó a facturar millones.

1 comentario:

  1. andrés, la verdad muy bueno tu blog! pensé que era más de lo mismo pero lo leí y resultó ser diferente. seguí así!

    solo leyendo un par de posts creo que la siguiente frase te encaja muy bien (y yo la banco tb):

    "la pelota no se mancha" ;)

    saludos!

    ResponderEliminar